Categorías
Marruecos

Esauira: ciudad pesquera de puertas azules

Esauira es una ciudad costera que me conquistó por distintos motivos. Para empezar porque amo el mar y todo lo relacionado a él. Escuchar el sonido de las olas mezclarse con el graznido de las gaviotas para mí es algo mágico.

También porque soy fanática de GOT (Juego de Tronos) y esta ciudad sirvió de locación para algunas escenas de la serie (Slaver’s Bay).

Pero creo que la razón principal es porque lo necesitaba. Después de un ritmo bastante «agitado» de viajar por el mundo, necesitaba un descanso. Y Esauira me recibió con los brazos abiertos para tomarme una pais.

Al llegar a Esauira sentí que no quería conocer nada; o mejor dicho, que no quería ir tachando una lista de «cosas que hacer en Esauira». Solo quería pasear por la ciudad sin importarme cómo se llamaba cada cosa que veía. Y estoy muy feliz de haberlo hecho.

Igual apunté algunos datos y consejos de mi viaje a Esauira para compartirlos contigo!

Fotos de Esauira

En Esauira, pasée por sus calles sus plazas y su malecón. Y vi uno de los atardeceres más lindos que he visto en mi vida.

Si estás dudando si visitar Esauira en tu viaje a Marruecos, déjame mostrarte algunas fotos de este lugar que me enamoró.

Si te gustan mis fotos, no te olvides de seguirme en Instagram!

Guía de viaje a Esauira

Precios en Esauira

Si quieres calcular un presupuesto para visitar a Esauira, revisa los precios que te dejo a continuación.

10dh = 1€ aprox. (tipo de cambio en noviembre del 2019)

  • Bus Marrakech – Esauira: 80dh por persona
  • Bus Esauira – Casablanca: 100dh por persona (eso es lo que yo gasté, pero te recomiendo gastar un poco más e ir en Supratours + tren. Puedes leer más sobre esta recomendación en “Cómo llegar a Esauira”)
  • Almuerzos para dos personas en restaurantes: entre 80dh y 140dh
  • Alojamiento: 250dh la noche (cuarto doble con baño privado en Airbnb)

¿Vale la pena ir a Esauira pasar el día?

Yo creo que sí! Siempre y cuando vayas en el primer bus y te regreses en el último. El primero sale a las 7:45am y llega a Esauira alrededor de las 10am. Y el último bus de Esauira hacia Marrakech sale a las 6pm. Así que tienes 8 horas para disfrutar la ciudad.

Sigue leyendo “Cómo llegar a Esauira” si quieres saber dónde y qué bus tienes que tomar.

La ida y vuelta en bus te costaría en total 160dh (16€ aprox).

Por 35€ aprox, puedes ir en una minivan con un chofer que habla castellano y quedarte 10 horas en Esauira en vez de 8 horas. Haz clic aquí para ver la excursión.

¿Cómo llegar a Esauira?

Desde Marrakech

Por si acaso, no hay trenes de Marrakech a Esauira. A menos que alquiles un auto o contrates una excursión, tienes que ir en bus. La mejor empresa de buses en Marruecos es Supratours (sitio web en inglés). Los buses son super cómodos y no tengo ninguna queja sobre ellos.

El trayecto cuesta 80dh y se demora un poco más de 2 horas.

La estación de Supratours queda al costado de la estación de trenes de Marrakech

Desde Casablanca

Tampoco hay trenes que cubran el trayecto Casablanca – Esauira. Y la mala noticia es que Supratours no cubre este trayecto.

Así que tienes dos opciones: o vas a la “Gare Routierre” (estación de buses) y chapas tu bus hacia Esauira (100dh) o te haces un favor y vas a Marrakech en tren y de ahí te vas en Supratours a Esauira.

Yo no sabía cómo eran los buses en Marruecos y preferí tomar un bus directo para no hacer un cambio en Marrakech. Pensé que iba a ser más cómodo y rápido. Estuve equivocadísima!

El bus al que me subí (y al parecer, todos los buses de la Gare Routiere) era recontra informal. Me pareció horrible; sucio, los cinturones de seguridad no funcionaban y paraba en cada esquina.

Y  obviamente la gente que se encarga de vender los tickets solo le importa eso: vender. Antes de comprar el pasaje pregunté si el bus era directo y la respuesta fue “sí, solo se hace una parada para almorzar”. Me mintió. Descaradamente.  

Así que, aunque quizás sea un poco más caro, te recomiendo ir a Marrakech en Supratours y desde ahí ir en tren a Casablanca. La estación de trenes y Supratours están cerquísima. Y los trenes en Marruecos son comodísimos.

En total, hacer esto te costaría 200dh, mientras que el bus directo cuesta 100dh. Pero en verdad vale la pena!

Sitio web oficial de trenes en Marruecos: ONCF

Alojamiento en Esauira

Hotel Madada Mogador

Una de las noches que me quedé en Esauira, dormí en el hotel Madada Mogador. Lo que más me gustó del hotel fue su terraza: es un lugar espectacular, desde donde se ve el cielo de Esauira con colores increíbles. Mi cuarto daba a esta terraza y tenía puertas de vidrio, así que también podría disfrutar un poco de la vista desde la comodidad de mi cama.

Además de la terraza, otra cosa que me encantó del hotel fue la atención de su gente y su construcción típica de Esauira.

La ubicación del hotel también es perfecta para salir a pasear por la ciudad. Y antes de hacerlo (o después), te recomiendo darte una vuelta por su boutique donde venden cosas típicas marroquíes.

Más recomendaciones de hoteles en Esauira

Si buscas algo más económico, te puedo recomendar Dar Daisy. Por si acaso, es una habitación privada dentro de una casa. Pero funciona más como un hotel.

Aunque recomiendo este lugar por ser bonito y económico, algunas cosas no me gustaron. No dan llave de la puerta principal y cada vez que regresas a la casa tienes que tocar la puerta y esperar a que te abran.

Y, cuando le pedí a la dueña de la casa una recomendación de dónde comer barato, me recomendó un sitio que no era nada barato para los precios de Essauira. Algo me dice que solo lo recomendó porque ganaba comisión (ese algo es que llamó al dueño del restaurante para que nos vaya a recoger a la casa).

Si quieres más opciones de alojamientos baratos en Esauira, puedes revisar esta lista (no está basada en mi experiencia, sino en la puntuación de Booking):


¿Te gustaría conocer Esauira? ¿Me he olvidado de responderte alguna duda? Escríbela en los comentarios! Y si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes.


Categorías
Sudáfrica

Roadtrip por la Garden Route

La Garden Route me fascinó. Es un viaje que le recomiendo a todo el mundo: solos, en familia, en pareja, con amigos… para personas que aman la aventura y también para personas que solo buscan relajarse.

Yo fui con Francisco. Lo que hicimos fue alquilar el auto el último día en Ciudad del Cabo, cosa que pudimos usarlo para ir a la Península del Cabo, luego a Stellenbosch y después arrancar nuestro viaje por la Garden Route.

La Garden Route (o Ruta Jardín en español), es un camino de 300 kilómetros por la costa de Sudáfrica. Comienza un poco antes de Mossel Bay y termina en Tsitsikamma. Pero es muy común que los viajeros que hacemos la Garden Route comencemos en Hermanus y terminemos en Puerto Elizabeth (donde hay un aeropuerto).

Como su nombre indica, la Ruta Jardín está llena de vegetación. Realmente el paisaje cambia cuando te acercas a Mossel Bay y todo se vuelve verde. Las montañas, el bosque, los ríos y el mar se juntan. Ofrece atardeceres espectaculares y tiene pueblitos hermosos por descubrir.

Consejos básicos para la Garden Route

  1. Elegir un alojamiento bonito es básico para este viaje. La idea es relajarse y disfrutar de la naturaleza. Por eso te recomiendo que inviertas un poco más en el alojamiento. En esta publicación, te cuento los alojamientos donde yo me quedé.
  2. Ten internet en tu celular. Muchos de estos alojamientos lindos quedan en plena naturaleza y la forma de avisar que ya llegaste es a través del teléfono (whatsapp o llamadas).
  3. Quédate mínimo 5 días… y eso. Yo la hice en 5 días y en verdad siento que fue muy poco tiempo. A partir de una semana ya la puedes disfrutar más. En algunos lugares en los que me quedé, me hubiera encantado quedarme más de una sola noche.
  4. No es necesario una camioneta. Para algunos lugares sí se tiene que pasar por trocha, pero son pocos kilómetros, así que una camioneta no es indispensable.

Haz clic aquí para ver los precios de alquiler de auto.

Que ver en la Garden Route

Estos son los lugares que yo conocí y lo que para mí fue lo mejor de la Garden Route.

Aunque la Garden Route realmente comienza en Witsand, estoy incluyendo un par de lugares que están en el camino entre Ciudad del Cabo y la Garden Route.

Antes de la primera parada

Ya sea si comienzas en Ciudad del Cabo o en Stellenbosch, comienza la ruta por Gordons Bay. No hay mucho que ver ahí, pero te menciono este lugar para que lo tengas de referencia y vayas por el camino de la costa, que tiene unas vistas preciosas.

Hermanus

Hermanus es un lugar conocido por el avistamiento de ballenas entre junio y diciembre.

En el camino hay distintos puntos para parar y ver el mar. Yo paré en Sievers Punkt. El lugar es lindo y tiene una vista privilegiada.

Tuve la suerte de ver una o dos ballenas (no sé si era la misma). Se veía desde muy lejos. Sé que hay veces que se acercan más, pero supongo que es cuestión de suerte.

Consejo: ten paciencia! Las ballenas no están saltando a cada rato. Piensa en sentarte un rato ahí a admirar la vista y cruza los dedos para que alguna ballena te sorprenda.

Cabo de las Agujas

El Cabo de las Agujas es el punto más al sur del continente africano. El lugar es bonito, pero nada impresionante.

Si tienes poco tiempo, no considero que sea un lugar imprescindible. Pero como está relativamente en el camino, si te gustan los superlativos y te quieres parar en el punto más al sur de África, haz tu parada en el Cabo de las Agujas.

Si buscas una parada para almorzar, este puede ser un buen lugar. Vi algunos cafés y restaurantes en la zona. O también puedes llevar tu comida preparada, como hice yo, y sentarte en alguna de las banquitas a comer con una linda vista al mar.

Consejo: lleva algo para abrigarte, porque hay mucho viento.

Arniston

A 40 minutos del Cabo de las Agujas, está Arniston. Ahí dormí la primera noche.

El lugar me gusto mucho. Dentro de Arniston hay otro lugar llamado Kassiesbaai; un pueblito tradicional de pescadores. Casitas blancas y un ambiente súper tranquilo. El lugar es perfecto para salir a pasear después de dejar tus cosas en el hotel.

Al día siguiente, fuimos a la cueva Waenhuiskrans, el atractivo principal de la zona. Es una cueva en el mar. Por eso, solo se puede ir si la marea está baja.

Arniston Spa Hotel

Yo me quedé en el Arniston Spa Hotel y como me gustó mucho, te lo recomiendo. El hotel queda frente al mar. Así que todas las habitaciones tienen una vista hermosa al mar celeste y a las casitas blancas.

Mi cuarto era muy cómodo: amplio, con alfombras, una minisalita y una terraza.

En la noche, fui al bar, que tenía un ambiente tranquilo y acogedor. Al día siguiente, el desayuno (incluido) estaba espectacular y demás está decirte que el restaurante también tiene una vista privilegiada.

Definitivamente te recomiendo hacer una parada en Arniston y dormir en este hotel, que queda cerca de los atractivos turísticos de la zona.

Mossel Bay

Nuestra siguiente parada al día siguiente fue Mossel Bay. Voy a ser súper honesta: no me gustó.

A ver, la ciudad no es fea. Al contrario, es bonita. Pero comparado con todo lo que hay para ver en la Garden Route, la verdad es que no me pareció que valga la pena.

Villa Chanté

En Dannabaai dormí en Villa Chanté, un alojamiento self-catering.

Después de viajar tanto tiempo, tener un lugar donde te puedas sentir en casa es algo que realmente aprecias. De eso se trata el self-catering: llegar con tus cosas para cocinar y comer comida casera. Bueno, también puedes salir a restaurantes. Hay un par por la zona y cuando llegamos a Villa Chanté nos dieron cupones de descuento para algunos restaurantes.

La atención del lugar me gustó mucho, Leon y David son super amables y hospitalarios. Nos recibieron con una sonrisa en la cara.

Con respecto al cuarto, era todo lo que necesitábamos: una cama cómoda y un espacio para cocinar.

Además, la construcción de la villa es linda: casitas con techos puntiagudos. Y afuera de nuestro cuarto, teníamos una mesita para comer al aire libre.

Wilderness

Al día siguiente, salimos para Wilderness. El camino es hermoso: las montañas verdes contrastan con un cielo celeste lleno de nubes que parecen dibujadas y de vez en cuando aparecen unas vistas espectaculares al mar que sorprenden a cualquier viajero.

Y una vez que llegué a Wilderness, me enamoró. Aquí recién comienza la Garden Route y se nota. El paisaje se convierte todo verde y aparecen laguitos de vez en cuando.

Mi recomendación sincera es que escojas un alojamiento lindo y te quedes mínimo dos noches para hacer distintas actividades y disfrutar bien la zona.

AfriCamps at Oakhurst

Y hablando de elegir un buen alojamiento, te recomiendo AfriCamps at Oakhurst a ojos cerrados.

Este lugar me encantó. Fue la primera vez que hice glamping y ahora quiero hacer glamping siempre. Las “carpas” (en verdad eran más cabañas hechas con material de carpa) están súper aisladas las unas de las otras y esto da mucha privacidad.

El terreno es enorme y ahí mismo hay una granja de lácteos. En verdad el campamento queda adentro de la granja. Por eso, hay muchas vacas por ahí y se está rodeado de naturaleza. Si te quedas ahí, te recomiendo pasear por la granja.

Yo me quedé en un luxury tent con jacuzzi. Obviamente prendí el jacuzzi en la noche y déjame decirte que prenderlo es toda una experiencia porque funciona con leña. Tienes que estar atento al jacuzzi como dos horas, pero cada minuto vale la pena una vez que te metes al agua calentita rodeado de estrellas y sonidos de la naturaleza.

Knysna

Knysna es otro lugar impresionante de la Garden Route. En verdad solo pasé por ahí un rato y la ciudad se veía preciosa. Hay una parte de la ciudad que es como una isla (se puede ir en carro). Ese lugar se veía perfecto para salir a pasear. Como te digo, a mí me faltó tiempo para recorrer la Garden Route.

Plattenberg Bay

También me faltó tiempo para conocer Plattenberg. La playa de Plattenberg se veía hermosa pero solo la pude ver desde la carretera. En la playa se formaban dunas y entre las dunas se formaban pequeñas lagunitas. Definitivamente es un lugar en el que pararía en mi próximo viaje por la Garden Route.

AfriCamps at Ingwe

Esa noche dormimos cerca de Plettenberg Bay, en otro AfriCamps. La carpa era igualita a la anterior, pero el lugar tenía un encanto diferente. AfriCamps at Ingwe queda en un lugar más aislado que el anterior. De hecho, ni siquiera había recepción: solo nos recibió un trabajador y nos explicó algunas cosas básicas.

La vista de este lugar me pareció más impresionante. Quedaba entre montañas verdes. Y desde nuestra terraza se podía disfrutar de esta naturaleza. Fue el lugar perfecto para prender la chimenea y tomarnos unas copas de vino.

La verdad que mis dos experiencias en AfriCamps me encantaron y ahora quiero regresar a Sudáfrica para conocer los 11 AfriCamps que hay.

Nature’s Valley

En el camino de Knysna a Tsitsikamma, que fue nuestra siguiente parada, pasamos por Nature’s Valley.

El lugar es hermoso: es una playa, con arena y mar como todas las playas, pero hacia atrás hay un lago y montañas. Este lugar merecía que nos bajemos del auto un rato. Esta mezcla de lago y mar es algo particular y por eso te recomiendo parar ahí.

Tsitsikamma National Park

El Parque Nacional Tsitsikamma es un área protegida que queda en la Garden Route. Es una zona llena de bosques y acantilados que dan al mar. Y es el lugar que marca el el final de la Garden Route.

Tsitsikamma on Sea

La primera noche en Tsitsikamma dormimos en Tsitsikamma on Sea. Un lugar privilegiado, dentro del Parque Nacional, con una vista increíble al mar.

Es un hotel 4 estrellas, pero más familiar y acogedor que los hoteles 4 estrellas donde he estado. Me encantó la mezcla de algo familiar con lujo. 

El lugar es hermoso. No solo por el ambiente que lo rodea, sino por cómo se mezcla las construcciones con su entorno. Tiene una piscina gigante con vistas al horizonte. Y si prefieres el mar antes que la piscina, también tienes acceso a la playa (pero tienes que bajar y después subir una montaña, algo que es normal en la Garden Route).

La vista de las habitaciones también es espectacular. Yo me quedé en una habitación doble. Y también tuve la oportunidad de ver la suite de luna de miel gigante con jacuzzi y con la mejor vista.

En verdad, hay opciones para todos los gustos y bolsillos. Para los que viajan en familias hay suites familiares; para los románticos está la suite de luna de miel, que tiene jacuzzi y la mejor vista. Si estás viajando como backpacker, tienes la opción de dormir en las carpas al costado de la piscina (se llaman «poolside cabanas»). O si prefieres hacer todo por tu cuenta y tener un alojamiento self-catering, te puedes quedar en los cottages.

Es imposible quedarse en Tsitsikamma on Sea y no disfrutar de la tranquilidad del ambiente y la atención excelente.

Eso sí, espero que te gusten los perros (a quién no le gustan?). Como el terreno es enorme, hay 16 perros hermosos y tranquilo dando vueltas por ahí. La mayoría de ellos son border collies.

Bishop’s Cove

Y para terminar, la última noche también dormí en Tsitsikamma, pero afuera del parque y más cerca de Jeffrey’s Bay. En otro lugar privilegiado llamado Bishop’s Cove.

En verdad este lugar no es un hotel, sino un conjunto de casas, en donde entran 13 personas en total. Las casitas son hermosas y están en un lugar privilegiado.

Las casas están diseñadas para ser self-catering. Así que están perfectamente equipadas y tienen todas las comodidades que necesitas.

La sala es súper espaciosa. Tiene una chimenea que te invita a que la prendas y una terraza que te invita a sentarte en ella y a disfrutar de la vista. Y tuve tanta suerte, que desde esa terraza, vi una ballena saltando en el mar!

Pero antes de disfrutar la casa, disfrutamos de la playa. El lugar tiene acceso a una playita prácticamente privada.

Me metí al mar que estaba congelado!

Después de la playa, fuimos a ver el atardecer desde un punto que Neill, el dueño, nos recomendó.

Y en la noche, nos tomamos un vinito con la chimenea prendida.

La experiencia fue lo máximo y me hubiera encantado quedarme varios días ahí.

Jeffreys Bay

El último día, salíamos del aeropuerto de Puerto Elizabeth hacia Johannesburgo. Pero como el vuelo era en la noche, aprovechamos para conocer J Bay (como le dicen los sudafricanos).

Si te gusta el surf, estoy segura de que has escuchado hablar de este lugar.

La ciudad es linda, obviamente con el típico ambiente surferito. Hay muchos restaurantes, bares y cafés. Y se nota que es una ciudad con mucho movimiento.

Aeropuerto de Puerto Elizabeth y despedida de la Garden Route

Y ya para despedirnos, solo pasamos por Puerto Elizabeth, una ciudad que se veía gigante.

En verdad la Garden Route ha sido una zona que me ha enamorado y que me encantaría conocerla con más calma.

Incluso me encantaría seguir manejando por la costa hasta llegar a Coffee Bay, Dolphin Coast, Sta Lucia, y si es posible, hasta la frontera con Mozambique. Es que la costa sudafricana es hermosa.

Más recomendaciones de alojamiento

Si estás buscando opciones más económicas de alojamiento en la Garden Route, aquí hay algunas basadas en la puntuación de Booking.com

Presupuesto

Estos son algunos precios que te podrían ser útiles para organizar tu roadtrip por la Garden Route.

  • Alquiler de un auto: 30 USD al día (seguro incluido)
  • Dejar el auto en Puerto Elizabeth (si lo alquilas en Cape Town): 80 USD
  • Combustible: 85 USD en total (comenzando en Cape Town y pasando por la Península del Cabo y Stellenbosch).
  • Peaje: 4USD (en Tsitsikamma hay un peaje de 50R, que se tiene que pagar en efectivo).

¿A qué lugares te gustaría ir? ¿Conoces más lugares en la Garden Route que puedas recomendar? ¡Te espero en los comentarios!


Categorías
Namibia

Un día en Keetmanshoop con Schützenhaus

Voy a comenzar esta publicación con algo que no es un secreto: una de las formas en las que puedo vivir viajando es gracias a los canjes. Algunas veces me quedo en hoteles que pago con mi trabajo: publico una foto, los menciono en mi guía, les hago un pin para Pinterest, etc. eso sí, siempre siendo sincera.

Me he prometido a mí misma que si alguna vez me quedo en un lugar que no me guste, lo pago y luego escribo por qué no me gustó. No me parecería justo para mis lectores recomendar solo las cosas buenas y no hablar de las malas. Por suerte, nunca me ha pasado quedarme en un lugar malo.

En fin. Esta vez quiero hablarte sobre el Schützenhaus Guesthouse en Keetmanshoop en Namibia. Efectivamente, me quedé ahí gracias a un canje. Pero el canje sólo consistía en una mención en mi guía. Y una mención se queda corta para lo feliz que me quedé con el hotel y con Ingo, su dueño.

Llegada a Keetmanshoop

Para empezar, yo había alquilado carro solo hasta Windhoek y después me fui en bus (Intercape) a Keetmanshoop. La cosa es que Intercape no tiene una estación de bus. Simplemente para en una gasolinera a la mitad de la nada (y hubiera sido lindo que Intercape avise al respecto). En esa mitad de la nada, no pasan taxis. Le preguntamos al conductor cómo hacer y no tenía ni la menor idea.

Por suerte, yo le había contado a Ingo que íbamos a llegar a las 10:30pm. Y él estaba ahí! Esperándonos. Cuando escuché que alguien dijo mi nombre y vi que era él, no calculas el agradecimiento que sentí!

Desde ese momento se ganó mi amor y no puedo dejar de recomendar su hotel.

Y no solo por la amabilidad de su dueño, sino que el hotel es grande, muy cómodo y también bonito. El lugar perfecto para dormir, si quieres conocer Keetmanshoop.

Como Ingo sabía que no teníamos auto, nos ofreció prestarnos el suyo. Ojo que esto no lo hace con todo el mundo; no es un servicio del hotel. A nosotros nos lo prestó como un amigo.

Fish River Canyon

Al día siguiente fuimos con el auto de Ingo hasta el Fish River Canyon (él nos recomendó ir ahí). Es uno de los cañones más grandes del mundo, así que te imaginarás que es impresionante. Yo me quedé como una hora ahí y siempre que llegaba alguien nuevo escuchaba un «wow». 

Chitas

Ya de regreso en Keetmanshoop, Ingo nos llevó a una granja donde habían 4 chitas, rescatadas del cautiverio.

Muchas veces, después de rescatar animales salvajes, estos ya no pueden ser reinsertados a la naturaleza. Y en Namibia, si tienes cierta cantidad de terreno, puedes “aplicar” a que el gobierno te dé estas chitas rescatadas.

Bueno, no sé si sabes, pero yo soy amante de los gatos de todos los tamaños! Así que mi emoción por estar ahí con las chitas era bastante grande.

Fuimos a las 5pm, que es la hora en la que el dueño de la granja las alimenta. Pudimos entrar al sitio donde estaban (no había rejas entre las chitas y yo) y ver a las chitas comer a poquitísimos metros de distancia. Fue hermoso! 

Bosque de árboles de la aljaba

A pocos metros de la granja, queda un bosque de árboles de la aljaba (quivertree). Para serte sincera, no tenía idea de la existencia de estos árboles, porque son originarios de esa zona de Namibia y del norte de Sudáfrica.

Los árboles son lindos y el paisaje también. Estar ahí a la hora del atardecer es una experiencia única.

Restaurante de Schützenhaus

Después de pasear un rato por el bosque, nos tomamos una cerveza heladita con Ingo y después fuimos al restaurante del hotel con él. 

La comida estaba deliciosa! Y muy bien servida; no es de esos lugares que cobran mucho y sirven poco, todo lo contrario!

Y para terminar nuestro día y coronarse de superhospitalario, él mismo nos llevó a la “estación” de Intercape a que tomáramos nuestro bus para regresar a Ciudad del Cabo


En serio, cuando vayas a Keetmanshoop, quédate en Schützenhaus y mándale mis saludos a Ingo!

Categorías
Ciudad del Cabo

10 cosas que tienes que hacer en Ciudad del Cabo

Entre montañas, mar azul, piedras gigantes, atardeceres de película, barrios coloridos y vida salvaje hay muchísimas cosas que hacer en Ciudad del Cabo.

En esta publicación quiero compartir contigo la lista de mis 10 experiencias preferidas en Cape Town.

Trata de hacerlas todas!

Seguro también te interesa: guía de viaje a Ciudad del Cabo

10 cosas que tienes que hacer en Ciudad del Cabo! #viaje #ciudaddelcabo #capetown #sudafrica #turismo

1. Aprende sobre su historia

Ciudad del Cabo no solo es una ciudad bonita, también es un lugar muy importante para Sudáfrica. De hecho, es una de sus 3 capitales y fue el primer establecimiento europeo en el sur de África. También jugó un papel muy importante para el fin del Apartheid. Por eso, no pierdas la oportunidad de hacer algún tour guiado por la ciudad.

Tours gratuitos por Cape Town (en inglés)

2. Sube la Table Mountain

La Montaña de la Mesa es una de las 7 maravillas naturales del mundo. Es una de las principales atracciones de Ciudad del Cabo así que no te la pierdas. La vista desde la cima es espectacular!

A menos que seas muy amante del senderismo, te recomiendo subir y bajar en funicular. La montaña es súper empinada. Yo la bajé caminando y sufrí! Me tomó como 2 horas y los siguientes días no pude caminar.

Consejos para ir a la Table Mountain

¿Quieres hacer un tour por la Table Mountain? Haz clic aquí!

3. Pasea por Bo-Kaap

Bo Kaap es un barrio hermoso dentro de Cape Town. Queda a las faldas del Signal Hill y está lleno de casitas de colores fuertes que celebran la vida. Es un centro histórico de la cultura malaya.

Te recomiendo ir temprano en la mañana para que no te cruces con tantos turistas.

4. Recorre Sea Point en bicicleta

Ciudad del Cabo tiene playas preciosas. Y no me refiero a “en las afueras”, sino en la misma ciudad. La mejor forma de recorrer el malecón es alquilando una bicicleta y disfrutar del paseo.

Yo alquilé una bicicleta con Up Cycles y me fue súper bien. Los precios comienzan desde R 80 (6 USD) por 1 hora, pero también hay la opción de alquilarla medio día o un día entero.

Lo mejor es que puedes alquilar la bici en Waterfront o en Sea Point y devolverla en Camps Bay (o al revés). Yo te recomiendo terminar en Camps Bar a la hora del atardecer.

Haz clic aquí para entrar al sitio web de Up Cycles (sitio web en inglés).

5. Mira el atardecer desde Camps Bay o desde Clifton

Camps Bay es una playa con muchísimo movimiento. Con bares y restaurantes y con muchísima gente.

Si eres como yo y prefieres los lugares más tranquilos, te recomiendo ir a Clifton Beach. Esa playa (en verdad son 4 playitas) se volvió mi preferida. Pero ojo que ahí no hay ni medio restaurante ni bar.

6. Maneja por una de las carreteras más bonitas del mundo

Los precios de alquiler de auto en Ciudad del Cabo (en Sudáfrica en general) son relativamente baratos. Haz clic aquí para ver los precios.

Te recomiendo alquilar uno para ir hacia la Península del Cabo, pasando por Chapmans Peak.

Chapmans Peak en una de las carreteras más bonitas del mundo que va serpenteando entre montañas y es parte del camino desde Ciudad del Cabo hacia la Península del Cabo.

Consejo: si vas por Chapmans Peak lleva R50 en efectivo para pagar el peaje.

Si prefieres hacer una excursión a la Península del Cabo, haz clic aquí.

7. Pisa el punto más al sur de la costa oeste de África

Y ya que estamos hablando de la Península del Cabo, anda hacia el Cabo de la Buena Esperanza. Ojo que queda dentro de un parque nacional y que en ese parque no hay una sola cosa por hacer, sino varias. Por eso, lo mejor es que comiences tu día temprano.

Por si acaso, la entrada al parque cuesta R 303 (20 USD aprox) por persona, precio un poco caro en mi opinión.

Consejo: si vas en verano o un día que hace calor, no te olvides tu ropa de baño y anda a Buffels Bay Beach.

8. Tomate una foto con pingüinos

El lugar más famoso para ver a los pingüinos es Boulders Beach. Pero lo que me han dicho es que cuesta y que ahora ya no puedes estar en la arena con ellos (se ven de lejos).

Por eso, si no quieres pagar y si quieres estar más cerca a los pingüinos, te recomiendo ir a una playita que está al costado izquierdo del restaurante Seaforth (en el mismo estacionamiento para Boulders Beach en vez de ir hacia la derecha mirando el mar, anda hacia la izquierda). 

En esa playa también hay pingüinos. Eso sí, no sé si siempre estén ahí y no son tantos como los que hay en Boulders (que es una colonia). Por eso, anda primero a esa playa y, si sientes que no has visto lo suficiente, ahí recién anda hacia Boulders Beach.

Consejo: no te acerques mucho a los pingüinos porque se supone que son agresivos y aunque sigan siendo lindos, ten en cuenta que son animales salvajes. 

9. Tomate una foto con casetas de colores

Y ya que estamos hablando de tomarse fotos, otro lugar súper fotogénico es Muizenberg, una playita con muchas casetas de colores.

A mí, la playa en sí no me pareció tan bonita (hay playas mejores en Ciudad del Cabo), pero las casetas de colores le dan un encanto particular.

10. Disfruta Stellenbosch 

Aunque en verdad no queda en Ciudad del Cabo, Stellenbosch tenía que estar en mi lista.

Si te gusta el vino, este lugar va a ser como el paraíso para ti.

Los vinos sudafricanos son deliciosos (prueba el Pinotage, que es una cepa emblemática de Sudáfrica) y Stellenbosch es el corazón de los viñedos.

Hay muchísimos.

Además, el paisaje es increíble y la ciudad es preciosa: está rodeada de montañas y viñedos.

Si prefieres hacer una excursión contratada a Stellenbosch, haz clic aquí.

¿Dónde dormir en Stellenbosch?

Yo me quedé en 5 Oaks y no puedo dejar de recomendarlo. No es un hotel; es un departamento dentro de la casa de Louis y Elsje.  Louis fue lo máximo (a ella no la llegamos a conocer) y la casa es super acogedora. Incluso tienen la opción de prestarte un par de bicicletas.

Haz clic aquí para reservar tu estadía en 5 OAks.


¿Qué agregarías a esta lista de cosas que hacer en Ciudad del Cabo? Te espero en los comentarios!


Categorías
Botswana

5 cosas que tienes que hacer en Botswana

Hacer safari no es la única cosa que hacer en Botswana. Este país es hermoso y salvaje y le ofrece a los viajeros distintas experiencias. Sí, hacer un safari encabeza esta lista, pero hay un par de cosas más que no te puedes perder.

En esta publicación, quiero compartir contigo las 5 experiencias que tienes que vivir en Botswana.

1. Haz un safari móvil 

Hacer una safari móvil ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Y hacerlo en Botswana fue la decisión perfecta. Lo mejor de la experiencia es lo que ya te imaginas: estar tan cerca de animales salvajes en su hábitat natural. 

Si te decides por hacer un safari móvil en vez de un self-drive safari, tengo que recomendarte Old Bridge Backpackers. No sólo porque es uno de los más baratos (o menos caro mejor dicho… Botswana es un país carísimo para hacer turismo), sino por el staff y el ambiente que generan.

El guía que me tocó sabía todo, la comida era deliciosa, elegían lugares preciosos para acampar y sobre todo, siempre tenían una sonrisa en la cara.

Seguro también te interesa: Safari en Africa (mi experiencia por Botswana) 

2. Pasea en mokoro por los canales del delta  

Otra de las cosas que tienes que hacer en Botswana es pasear en mokoro por los canales del Delta del Okavango. Los mokoros son un tipo de canoa (antes se hacía con madera, pero ahora se hace de fibra de vidrio) muy típica en Botswana.

El paseo es hermoso: se ven muchas plantas y animales desde otro punto de vista. Ver a elefantes tomando agua desde tan cerca es impresionante!

Yo hice este paseo con Island Safari Lodge. Puedes ver más actividades de ellos haciendo clic aquí.

El Delta del Okavango es un lugar muy tranquilo y pacífico. Solo hay naturaleza y gente que convive en armonía con ella.

Nuestro guía, Raps, nos contaba cómo él había crecido ahí y que los animales no le hacen nada a la gente, siempre y cuando los respeten.

También nos contó que en zona se encontraban los Big Five (león, búfalo, elefante, rinoceronte, leopardo). Pero nosotros, de los Big Five, solo vimos elefantes.

También vimos cebras, jirafas, antílopes e hipopótamos. Todos ellos en su estado natural y si ningún carro de por medio entre ellos y nosotros. .

3. Mira el atardecer desde el Río Chobe 

El río Chobe queda en el centro de Botswana. Para hacer esta actividad, necesitas estar en Kasane.

Kasane es la ciudad más al norte del país. Recibe un montón de turistas porque es un punto estratégico para ir a las Cataratas Victoria y hay muchas actividades por hacer.

Como te podrás imagina, una de las más conocidas es hacer este crucero por el Río Chobe a la hora del atardecer.

Es hermoso!

Además, el río pertenece al Parque Nacional Chobe y tiene un montón de vida salvaje. 

Yo contraté el paseo a través de Elephant Trails (260 pulas por persona). Quizás contratarlo de frente con la empresa que hace el tour es más barato (chobeche@yahoo.com).

Ojo que a mí la compañía no me gustó tanto, pero fue la más barata que conseguí.  

Consejo 1: siéntate al lado izquierdo y lo más adelante posible.

Consejo 2: Si el presupuesto no es un problema para ti, te recomiendo contratar un bote privado (en Kalahari Tours nos dijeron que costaba 950 pulas).

4. Quédate sin palabras frente a las Cataratas Victoria

Sí, yo se que no quedan en Botswana, pero es muy común ir a visitarlas desde este país. Desde Kasane para ser más exacta. 

Las Cataratas Victoria son impresionantes! Pararse al frente de ellas genera una sensación que no puedo describir con palabras; es algo que tienes que experimentar.

Son varios millones de litros de agua por minuto cayendo desde 100 metros de altura (y eso que era temporada seca).

Desde Kasane puedes contratar un tour o solo el transporte.

Yo contraté el transporte con Elephant Trails y costó 350 pulas por persona.

Por si acaso, le pedí al taxista sus datos, cosa que si quieres un transfer puedes escribirle a él directamente. No sé si sea más barato, pero en caso cueste lo mismo, al menos todo el dinero va para él. Y también me contó que ofrecía muchas actividades más.

Se llama Tapedza y su mail es tapsganz8306@gmail.com.

Tapedza nos recogió a las 7am de nuestro hotel. A las 8:20am ya habíamos pasado migraciones (Zimbabwe) y a las 9:30 estábamos en las cataratas. 

La visa a Zimababwe por un día cuesta 30 USD (solo aceptan efectivo) y la entrada a las cataratas otros 30 USD.

5. Vuela sobre el Delta del Okavango

Y esta es otra de las cosas que se tienen que hacer en Botswana, pero a mí me faltó hacer! Lo usaré como excusa para regresar.

Dicen que el vuelo es alucinante, que el delta se ve increíble desde arriba. Definitivamente es una experiencia en Botswana que te recomiendo hacer aunque yo no la haya hecho 

Consejo: anda al aeropuerto de Maun y paséate por los distintos operadores diciendo que quieres hacer el vuelo y que te avisen cuando tengan un grupo más grande. 


¿Qué agregarías a esta lista de cosas que hacer en Botswana? Te espero en los comentarios!


Categorías
Botswana

Safari en Africa

En esta reseña voy a tratar de describir una de las mejores experiencias de mi vida. Creo que va a ser algo difícil porque ni las palabras y ni las imágenes le son fieles a todo lo que sentí al hacer un safari en Africa.

Gracias Old Bridge Backpackers hice un safari móvil por Botswana de 7 días y lo único que me queda es recomendarlo de todo corazón. Sí, una parte fue canje, pero así no lo hubiera sido estaría escribiendo lo mismo que estoy escribiendo ahorita. 

Seguro también te interesa: guía de viaje a Botswana.

Safari movil en Africa: hacer un safari movil por Botswana ha sido una de las mejores experiencias de mi vida #safari #africa #botswana #viaje #vidasalvaje #animales

Safari móvil de 7 días por Botswana

Día 1: Maun

El día 1 llegamos al Old Bridge Backpackers en Maun. Como su nombre lo dice, es un backpackers, o sea un hotel para mochileros «barato» (como comenté en la guía, Botswana no es un país barato para el turismo) con un ambiente de gente que no necesita lujos. 

Francisco y yo nos quedamos en un chalet que tenía una vista privilegiada a una piscina natural donde hay hipopótamos y cocodrilos. Y cada vez que hacían un sonido, parecía que estaban adentro de nuestro cuarto. 

ols bridge backpackers piscina natural hipopotamos botswana

Por si acaso, hay más opciones como cuartos con baño compartidos o incluso carpas o incluso espacios para acampar. 

Cómo dije más arriba, esto es un backpackers. Nuestro baño estaba al aire libre! Y ojo que, en las mañanas, hace frío. 

Bueno, en el almuerzo y en la cena comimos en el restaurante del hotel. DELICIOSO. Si no eres vegetarian@ te recomiendo las costillas, el filete de carne a la pimienta y el lomo saltado (si! tenían lomo saltado – un plato típico peruano – en la mitad de Botswana). 

Eso sí, el servicio del restaurante es un poco lento, pero paciencia nomas porque vale la pena. 

Día 2: Moremi

En la mañana salimos del Old Bridge Backpackers con nuestro guía Master, 3 personas más de staff (MG, Lets y Sistim), Bill, Helen, Damien, Francisco y yo en un carro de esos típicos de safari en Africa. 

Ese primer día, que era más un camino hacia nuestro primer campamento, no vimos tanta variedad de animales en comparación con los siguientes días. 

Vimos elefantes, cebras, jirafas, distintos tipos de antílopes, hipopótamos y jabalíes. Y a eso me refiero con “no tantas cosas”, así que te podrás imaginar cómo fueron los siguientes días.

Los animales que mencioné, son los que más se ven en Botswana y aunque nunca se vuelve aburrido, no son los animales más impresionantes que uno pueda ver.

A eso de las 6:30pm llegamos a nuestro primer campamento en Moremi Game Reserve, donde dormimos 2 noches. 

Día 3: safari en Moremi Game Reserve

Este día y todos los siguientes nos levantamos a las 5:30am para salir un poco antes del amanecer (que era a las 6:30). 

Lo primero que vimos ese día fue una mega manada de búfalos. Y digo “mega” porque eran más de 200 búfalos (según el guía).

Este día regresamos a almorzar y a descansar del calor y después salimos de nuevo.

En la noche escuchamos sonidos de animales: un par de hipopótamos y unas hienas. 

Estos primeros días no vimos depredadores. Y la verdad es que tuve miedo de que sea así todos los días…. pero ese miedo se fue al día siguiente…  

Día 4: camino de Moremi a Khwai

Justo cuando nos subimos a nuestro carrito de safari, vimos un elefante a pocos metros de nuestra carpa. Por más que ya habíamos visto cientos de elefantes, la escena de verlo tan cerca a nuestro campamento y justo con el amanecer de fondo, fue hermosa.

Este día, antes de irnos hacia Khwai, seguimos haciendo safari por Moremi.

Comenzamos el día “persiguiendo” a unos wild dogs. Muchas veces los guías se pasan la voz entre ellos y nos dijeron que habían visto unos wild dogs por ahí. Y los vimos! Eran como 6 que estaban molestando a una manada de más de 100 búfalos.

Lo que los wild dogs hacen es tratan de confundir a los búfalos para que las crías se dispersen y quedarse con ellas, pero no lo consiguieron.

Después de almorzar, nos fuimos en búsqueda de unos leones. Y los encontramos!

Fue increíble.

Una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida. Era una leona y tres cachorros y después apareció un león macho.

El león se puso a un metro de mí en un carro que no tiene ventanas!

Estaba demasiado asustada, pero al mismo tiempo fue demasiado increíble.

Después del espectáculo con los leones, llegamos a Khwai, donde fue nuestro siguiente campamento. El paisaje de este lugar fue el más bonito de todos: teníamos un río al frente y la tranquilidad del ambiente es indescriptible.

Día 5: Game drive en Khwai

Este día nos tocó pasear en mokoro. Pero como el paseo recién era a las 10, aprovechamos la mañana haciendo safari por Khwai.

Vimos cuatro leonas hermosas! Con la luz del amanecer. Al parecer acababan de cazar porque todas tenían el hocico medio rojizo y estaban relamiéndose.

Bueno, el paseo en mokoro por el río Khwai fue lindo. Fue un paseo tranquilo perfecto para relajarnos (tampoco es que hayamos estado muy estresados).

Después de almorzar, fuimos a buscar una hiena. Máster (nuestro guía) sabía exactamente dónde estaba. Lo que pasa es que esa hiena había tenido crías y se había buscado una guarida para vivir.

La cosa es que fuimos y la escena fue demasiado tierna.

La hiena estaba escondida y de vez en cuando sacaba la cabeza en busca de cualquier peligro. Después de un rato, de ver que no había peligro me imagino, salieron 4 cachorritos. Demasiado tiernos (horribles porque son hienas, pero super tiernos). 

Cuando terminó este espectáculo «lindo», como para recordarnos que la naturaleza en Botswana es salvaje, vimos a unos wild dogs devorar a algún animal. Ya no quedaba casi nada de ese animal, así que no pude reconocer qué era.

Día 6: camino de Khwai a Savuti (Chobe National Park)

Para irnos hacia Savuti, comenzamos por la parte norte de Khwai. Para variar vimos varios elefantes. Ver elefantes cruzando la pista a pocos metros del carro nunca se vuelve aburrido.

Después de eso, pasamos un buen rato sin ver animales. Así es la naturaleza, y sobre todo en esta parte de Botswana. No es que los animales estén concentrados en un solo lugar y encima, en las horas que hace más calor, muchos de ellos se esconden en la sombra.

Igual el paisaje que atravesamos era increíble. Pasando el Mababe Gate (una puerta del Parque Nacional Chobe), está la depresión Mababe. Esa depresión es locaza. Parece un desierto y se ve hasta el horizonte. Y a lo lejos, a varios kilómetros, se ven elefantes y jirafas caminando porque por ahí no hay árboles que los tapen.

Un poco antes de llegar a nuestro siguiente campamento, vimos tres leones cachorritos. Fue demasiado hermoso. Primero salió solo uno que se subió a un monte de termitas y se agazapaba para ver pajaritos. Parecía una escena del Rey León!

Día 7: safari en Savuti

Este fue nuestro último día completo de safari en Africa (y al día siguiente en verdad no vimos casi nada).

Para cerrar el safari con broche de oro, justo la última tarde vimos a un leopardo (leoparda, en verdad).

Sobre el campamento y los beneficios de hacer safari móvil

La idea del safari móvil es no dormir siempre en el mismo lugar. En este caso, nosotros dormíamos 2 noches en cada punto.

El día que teníamos que hacer “mudanza”, la gente del equipo de Old Bridge Backpackers iba en otro carro y llegaban antes que nosotros para preparar las carpas, calentar el agua (para las duchas) y comenzar a cocinar.

Las carpas son comodísimas (para ser carpas, tampoco esperes un colchón ortopédico). Entra una persona parada y no estoy hablando de mí, que mido poco; Francisco también se podía parar.

Adentro de la carpa hay dos camas y una mesita y hay como una extensión privada que lleva a un baño (wáter y ducha al aire libre).  

La verdad es que eso es lo mejor de hacer safari móvil con una compañía:  no te tienes que preocupar por nada. Llegas y está todo armado, tienes comida, y hasta un baño con agua caliente. 

Además, la comida estaba deliciosa.

También había cervezas, vino, una buena conversación con nuestros compañeros de safari y lo mejor, el cielo estrellado y los sonidos de la naturaleza.

Por todas estas razones, si planeas hacer un safari por Botswana, solo me queda recomendarte Old Bridge Backpackers. No sólo porque es uno de los más baratos (o menos caro, mejor dicho… Botswana es un país carísimo para hacer turismo), sino por el staff y el ambiente que generan.

Master sabía todo, la comida era deliciosa, elegían lugares preciosos para acampar y sobre todo, siempre tenían una sonrisa en la cara.

Amé cada minuto.